California se enfrenta a un cambio demográfico sin precedentes a medida que nuestros ciudadanos envejecen y las tasas de natalidad no se mantienen al día.

El gobernador electo y los miembros de la legislatura estatal deben prepararse para este cambio inevitable en la población dando prioridad al desarrollo de la primera infancia en las decisiones políticas y presupuestarias. Necesitamos valorar a cada niño en California como algo valioso para el futuro de nuestro estado.

Dar prioridad a las políticas y programas que afectan a los niños pequeños y sus familias es tanto lo "correcto" como lo "egoísta". Especialmente para aquellos de nosotros, con y sin hijos, que enfrentamos un momento en el futuro durante el cual recurriremos a otros para que nos ayuden en nuestro cuidado.

Este es el por qué.

A nivel nacional, la tasa de fertilidad ha caído a un mínimo histórico, Y nuestra la tasa de natalidad está en su nivel más bajo desde 1978, según un informe del Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Las tasas de natalidad de California cayeron a un mínimo histórico en 2016, a 12.42 nacimientos por cada 1,000 personas. Este número cae por debajo de lo que se llama la “tasa de reemplazo”, lo que significa que los californianos simplemente no están teniendo suficientes bebés para mantener los niveles de población actuales. Las tasas de natalidad están cayendo para todos los grupos raciales y étnicos, pero más dramáticamente para los latinos. Es más, la migración a California, tanto desde otros estados como desde el extranjero, ha disminuido desde 1990.

En 1970, los niños constituían un tercio de la población de California, pero para el 2030 serán solo un quinto.

Esto tendrá un impacto profundo en nuestra sociedad y la economía.

En 2015, Dowell Meyers, demógrafo y urbanista de la Universidad del Sur de California, publicó un Índice social de importancia infantil. Concluyó que los niños nacidos en 2015 crecerán para asumir casi el doble de la carga económica de alguien nacido en 1985.

Los datos me recuerdan las películas de ciencia ficción postapocalípticas que exploran las luchas de la humanidad para sobrevivir a un evento de cambio de población espectacularmente dramático.

Hace una generación, películas como Soylent Green, ZPGy La carrera de Logan exploró los temores entonces actuales de un crecimiento demográfico descontrolado. Hoy, películas como Hijos de los hombres y Mad Max: Furia carretera para cada año fiscal junto con la El cuento de la sirvienta Las series ofrecen predicciones aterradoras de lo que sucede décadas después de que las sociedades experimenten una disminución de la población. Del tipo que estamos empezando a experimentar ahora.

Las empresas ya han estado vigilando de cerca cuántos niños están naciendo y ajustando en consecuencia.

[módulo: breakoutQuote]

No hay destino más que el que creamos. T2: Día del Juicio

[módulo: breakin]

De hecho, la mano de obra se está volviendo tan competitiva que las empresas están comenzando a desplumar a los adolescentes para que ocupen puestos tradicionalmente ocupados por adultos jóvenes. Este es un “prólogo” de los efectos dañinos que tendrá una caída de la población en nuestra sociedad.

Todos sentiremos la carga de una población de baby boomers que envejece con menos personas en edad laboral para apoyarlos. Las bajas tasas de natalidad y las bajas tasas de inmigración en la actualidad significan que este desequilibrio solo aumentará.

No se equivoque, esta es una situación de “manos a la obra” que requiere atención inmediata. Los legisladores en Washington, DC y Sacramento deben abordar el porqué la gente no está teniendo bebés a un ritmo que sostenga a la población.

En California, a menudo es demasiado caro tener hijos. Las familias ya soportan altos costos de vivienda y el cuidado de los niños suele ser el segundo gasto más alto de una familia. en un encuesta estatal reciente, más de 4 de cada 10 padres dijeron que están retrasando tener otro hijo debido a preocupaciones sobre los costos generales, incluidos los crecientes costos de cuidado infantil y preescolar.

La solución no es necesariamente presionar por más nacimientos, es valorar a cada niño , y cada familia- dándoles prioridad en las decisiones políticas y presupuestarias.

Los estudios muestran que las inversiones significativas en los primeros años de un niño tienen un impacto enorme, para ellos y para la sociedad. Los programas de alta calidad para niños desfavorecidos desde el período prenatal hasta los cinco años ofrecen un rendimiento de la inversión del 13 por ciento, más alto que en cualquier otro momento de la vida.

Los niños pequeños de hoy serán los que nos cuiden en un sentido: apoyando una economía que pagará nuestra atención médica y otros beneficios. Nosotros, los trabajadores actuales y los futuros jubilados, debemos comprender nuestra necesidad de allanar el camino y preparar a los niños de hoy para los trabajos del mañana porque todos nos beneficiaremos de su éxito.

La demografía es nuestro destino, pero para tomar prestada una línea de otro favorito de la ciencia ficción, T2: Día del Juicio, "No hay destino más que el que creamos".

Necesitamos que el público, los líderes y los legisladores comprendan que el bienestar de nuestros niños hoy tiene un impacto claro e inconfundible en nuestro colectivo de mañana.

Estas tendencias demográficas deberían obligar a nuestros líderes y legisladores a hacer de los niños una prioridad máxima en las decisiones de políticas y presupuestos el próximo año y todos los años.

Hemos visto esta película antes. Cambiemos el final.

Originalmente publicado por Fox & Hounds Daily de noviembre 27, 2018




Traducir