Manejar la frustración


La gente pequeña tiene grandes sentimientos. Algunos de los mayores y más difíciles tanto para los padres como para los hijos son los sentimientos de frustración. Si bien es difícil de experimentar y presenciar, expresar frustración les permite a los niños superar una variedad de emociones y aprender más sobre sí mismos y otras personas. Además, la capacidad de identificar y expresar sentimientos está relacionada con menos problemas de conducta y una autoimagen positiva.

Ofrecer orientación adecuada a la edad para ayudar a los niños a identificar, superar y resolver la frustración es importante para el desarrollo social y emocional y comienza a desarrollar habilidades para el éxito en las relaciones, la escuela y la vida. Aquí, analizamos cómo y por qué los niños con un desarrollo típico desde el nacimiento hasta los cinco años expresan sus frustraciones y ofrecemos ideas para ayudarlos a manejarlas:

Edades de 0 a 1 Años: Desde el alboroto hasta la frustración en toda regla, los bebés se expresan para hacerle saber sus necesidades, desde la necesidad de ser alimentados o cambiados hasta la comodidad y la atención físicas. Debido a que los bebés tienen poco sentido del tiempo, no comprenden que su malestar no durará para siempre y pueden estar aterrorizados por su propia frustración. Atender con prontitud a un bebé cuando está molesto puede ayudar a resolver la frustración rápidamente y enseñarle que está seguro. Los bebés menores de un año no tienen la capacidad de desarrollo para comprender que pueden ser molestos o frustrantes; descartarlos e ignorarlos, o expresar su propia frustración con un bebé les da miedo y no ayuda a cambiar su comportamiento. En cambio, ofrecer aliento y elogio refuerza los comportamientos positivos y los ayuda a sentirse seguros, lo que puede ayudarlos a aprender a tomarse la frustración con calma.

Edades de 1 a 2 Años: Si bien pueden expresar una gama más amplia de necesidades y deseos, los niños pequeños tienen dificultades para regular sus emociones a menudo intensas. Su frustración puede ayudarlos a reafirmarse o seguir trabajando en tareas difíciles, pero pueden sentirse abrumados fácilmente. Mantener la calma, pedirles que identifiquen los sentimientos (y tomarlos en serio) y enseñarles a los niños pequeños a usar palabras en lugar de agresión les ayuda a sentirse seguros. (Si están demasiado abrumados para escucharlo, es útil sacar a los niños pequeños de la situación). Debido a que los niños pequeños comienzan a querer tener más control sobre sus vidas, permitirles tomar decisiones (por ejemplo, bocadillos o ropa) puede ayudarlos a manejar la frustración. Es más probable que los niños pequeños se sientan frustrados cuando están inactivos durante períodos prolongados; proporcionar muchas actividades de aprendizaje y juego ayudará a reducir la frustración. A esta edad, los niños imitan a los adultos en sus vidas; los padres pueden modelar cómo expresar emociones y manejar los desacuerdos con compasión tranquila.

Edades de 3 a 5 Años: Ahora que poseen vocabularios más completos, los niños en edad preescolar comprenden que las palabras tienen poder y pueden recurrir a insultos y gritos cuando se sienten frustrados o enojados. Sin embargo, a menudo no comprenden completamente los efectos de sus palabras en los sentimientos de los demás. Es importante enseñar a los niños cómo sus palabras y acciones pueden herir imaginando si alguien les hubiera hecho lo mismo. Los niños en edad preescolar entienden el concepto de justicia y pueden frustrarse y enojarse hasta el punto de actuar físicamente si sienten que han sido tratados injustamente; por ejemplo, un hermano recibió un pedazo de pastel más grande. Hablar de estas emociones, validar los sentimientos y pensar en formas de manejarlos puede brindarle a su hijo las herramientas para superar situaciones frustrantes.

 

Para esta nueva mamá, una dula fue clave para tener un parto exitos

Para esta nueva mamá, una dula fue clave para tener un parto exitos

Para esta nueva mamá, una doula fue la clave para un parto feliz Cuando Terika Hameth descubrió que estaba embarazada el año pasado, su alegría inicial pronto se vio abrumada por la ansiedad. “Pensé, '¿Qué pasa si muero?'”, Dijo. Su miedo no estaba fuera de lugar. Mujeres negras en el condado de Los Ángeles ...

¡La Semana Negra de Lactancia Materna es del 25 al 31 de agosto!

¡La Semana Negra de Lactancia Materna es del 25 al 31 de agosto!

¡La Semana Negra de Lactancia Materna es del 25 al 31 de agosto! Cuando se trata de la lactancia materna, la equidad racial es un problema. Según los Centros para el Control de Enfermedades, menos del 60% de las madres negras han amamantado alguna vez en comparación con el 75% de las madres blancas. La lactancia materna crea inmunidades, es ...

Traducir