Jeff Schnaufer | Escritor / editor de First 5 LA

29 de Septiembre de 2022

(Nota del editor: Esta es una de las tres viñetas que ilustran las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en las familias con niños pequeños. Cada viñeta destaca un hallazgo clave de una encuesta de padres de niños pequeños en el condado de Los Ángeles dos años después del inicio de la pandemia de COVID-19. Pandemia del XNUMX. Las entrevistas se realizaron en primavera y verano. Lea el artículo completo sobre los resultados de la encuesta. aquí. 

“Como es pequeña, no puede explicar por lo que está pasando”. 

Esas son las preocupaciones de Perla Lagunas al hablar de su hija de 5 años, Esmeralda. A dos años del inicio del COVID-19, la madre de Ciudad Panorama sigue lidiando con las consecuencias de la pandemia en la salud de su hija.  

Como muchos padres en el condado de Los Ángeles, Perla y su esposo tuvieron que decidir si mantener a Esmeralda en el aprendizaje temprano cuando llegó la pandemia.  

“La matriculé en prekínder y mi esposo seguía diciendo que la sacara de la escuela porque todos los niños no están vacunados y le daría COVID”, recordó Perla.  

No mucho después, Perla notó que otros niños no usaban sus máscaras.  

“Seguía diciéndole a mi pequeña, 'Tienes que usar tu cubrebocas' y ella salía de la escuela sin su cubrebocas”, recordó Perla. “Fue una batalla constante para que ella mantuviera su máscara puesta”. 

Fuera de la escuela, Perla hizo todo lo posible para mantener seguros a sus seis hijos. Fue a la tienda sola, haciendo todas las compras. En casa, limpiaba y limpiaba.   

“El estrés fue la desinfección”, dijo Perla. “Yo no quería que mi niña se enfermara porque no tenía la vacuna. Tenía que tener mucho cuidado con ella”. 

A pesar de sus mejores esfuerzos, los hijos de Perla comenzaron a enfermarse de COVID-19.  

“Probablemente Esmeralda fue quien lo trajo a casa porque los niños en la escuela se estaban quitando las máscaras”, dijo Perla.  

En su familia, solo Perla no contrajo el COVID-19. De todos sus hijos, Esmeralda fue el que más tiempo tuvo COVID-19 después de contraerlo en enero.   

“Lo tuvo durante tres semanas”, dijo Perla. “Seguí dándole albuterol y la máquina para el asma. Seguí diciéndole: 'Estamos luchando contra el virus'. Ella seguía diciendo: 'Sí, estamos luchando contra el virus'. Cuando dio negativo, saltó y dijo: '¡Yay! ¡Ya no tengo COVID!'” 

Pero el COVID-19 dejó huella en la salud de Esmeralda, de 5 años.   

“Después de Covid, ella no es la misma”, dijo Perla. 

Dos meses después de enfermarse de COVID-19, la niña tiene dificultades con las actividades diarias. Y como es una niña pequeña, no puede explicar por qué.   

Perla dijo: “A los 5 años, todo lo que puede decir es 'Me siento muy cansada'”. 

A Esmeralda le encantaba ir de compras. Ahora ella dice que no. Solía ​​levantarse ansiosamente para ir a la escuela. Ahora le cuesta levantarse de la cama por la mañana. A veces le duele la cabeza. “Tengo que mantenerla en casa, así que falta más a la escuela”, dijo Perla. 

Lo más revelador de todo son los viajes de Esmeralda al parque, una de sus actividades favoritas.   

“Antes, estábamos allí durante dos o tres horas y solíamos tener problemas para subirla al automóvil”, dijo Perla. “Pero ahora, después de una hora, dice: 'Estoy cansada. Vamos a casa.'" 

Perla dice que pronto hará una cita para que Esmeralda vea a un médico. Pero se pregunta qué pueden hacer ellos y ella. 

Perla no está sola.

Según la Academia Estadounidense de Pediatría, ha habido 14.6 millones de casos de niños con COVID-19 en todo el país hasta el 8 de septiembre, lo que representa el 18.4 por ciento de todos los casos. 

Similarmente, un estudio de 269 padres del condado de Los Ángeles con niños pequeños realizados por First 5 LA dos años después del inicio de la pandemia, se encontró que más de la mitad (52 por ciento) informó que la salud física de sus hijos se había visto afectada por la pandemia. De estos: 

  • Más de 3 de cada 4 padres (78 por ciento) dijeron que su hijo hacía menos ejercicio/actividad física  
  • Más de 1 de cada 3 padres (38 por ciento) dijo que no llevó a su hijo a las visitas de bienestar infantil, como al médico, al dentista oa exámenes de la vista.
  • Más de 1 de cada 3 padres (34 por ciento) dijo que su hijo contrajo COVID-19. 

Cabe destacar que un reciente meta-análisis encontró que el 25 por ciento de los niños y adolescentes a nivel nacional tenían síntomas continuos después de la infección por COVID-19. La fatiga, la dificultad para respirar y los dolores de cabeza fueron los síntomas más comunes en los niños.    

Según el La Academia Americana de Pediatría, Existe una necesidad urgente de recopilar más datos específicos de la edad para evaluar la gravedad de la enfermedad relacionada con las nuevas variantes, así como los posibles efectos a largo plazo. Es importante reconocer que la pandemia tiene efectos inmediatos en la salud de los niños, pero lo más importante es que debemos identificar y abordar los impactos duraderos en el bienestar físico, mental y social de esta generación de niños y jóvenes”. 

Mientras tanto, para padres como Perla, solo hay preguntas.  

“¿Cómo trato con esto?” preguntó Perla. “¿Cómo van a lidiar los médicos con los efectos secundarios después de que los niños contraigan COVID?” 

Recursos sobre la salud infantil y familiar y COVID-19: Durante la pandemia, First 5 LA ha proporcionó recursos e información de salud para niños, familias y mujeres embarazadas. Además, First 5 LA ha información general recopilada y recursos compartidos para ayudar a socios, padres y residentes del condado de Los Ángeles afectados por la crisis.  




Celebrando el Mes de la Historia Filipino Americana 2022

Celebrando el Mes de la Historia Filipino Americana 2022

1 de octubre de 2022 Octubre es el Mes de la Historia Filipino-Estadounidense, un momento para celebrar la herencia y los logros de los filipino-estadounidenses cuyas contribuciones han ayudado a construir y cambiar esta nación. Como la segunda población asiático-estadounidense más grande en los EE. UU., y la...

Traducir